La formación del hombre y la educación

Todo hombre debe ser formado para ser libre esto solo se logra con la educación, con una buena enseñanza pedagógica que realce todo progreso moral y educativo, bajo la enseñanza del maestro, profesor o pedagogo. Este a su vez tiene que tener una gran formación académica, una gran disciplina, estar dotado de una gran sabiduría para así inculcar a sus estudiantes sus enseñanzas.

Es traspasar sus conocimientos, ellos pueden ver la vida desde otra óptica, entenderla, romper las cadenas, pasar de lo conocido a lo desconocido, ver la vida, tal cual como es y no como nos las presentan.

Desde luego todo eso se basa en una enseñanza responsable, seria, en busca de la perfección, para así abrir caminos en la vida. Todo ese progreso moral y educativo recae y lo rige el maestro, el pedagogo. Ahora bien,  todo hombre no necesariamente tiene que ser un superdotado, solo tiene que tener una metodología de aprendizaje y hambre de superación, para así llegar a saber orientar sus conocimientos adquiridos, su carácter formado y su educación en función de la humanidad.

Todos tenemos sueños y aspiraciones, todos nos esforzamos para superarnos, todos tenemos luces internas, solo basta conseguir tocar la tecla que haga marchar todo ese ímpetu que llevamos dentro para que esa luz brille por si sola; lograr el equilibrio de perfección y educación de poder contribuir con sus conocimientos un bien universal para toda la humanidad.

Ahora bien, todos los países tienen que tener un plan y una orientación de estudios para todos los ciudadanos, no como un sacrificio sino como un deber, la educación es sagrada no puede estar en manos de personas que la manipula a sus intereses.


Muchos de esos planes educativos los entierran para así fomentar una nueva enseñanza en pro de sus doctrinas aniquiladoras del pensamiento: la educación se vuelve un medio propagandístico.

En ese caso la educación se convierte en un proceso de amaestramiento o domesticación de un animal. Esto es una desviación ajena a la realidad del educador.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *