La fusión en la pintura y su herencia cultural

 

La hegemonía de los pintores y artistas de Europa y los Estados Unidos, contribuyó al poco aprecio e interés para muy buenos artistas de otras latitudes, es decir, países que no giran como potencia en las artes o reconocidas mundialmente. Por supuesto, esto ya no se rige de esta forma, ya hace muchos años, el arte dejó de ser un monopolio exclusivo de europeos y norteamericanos.

Muchos artistas de otras latitudes han dejado sus huellas en el arte, como en la música, las letras, las pinturas, la arquitectura, la escultura, el teatro, cine, televisión, etc.


Son muchos los artistas que a niveles mundiales han dejado sus huellas perennes en el ambiente intelectual, cultural y artístico y que con sus obras se han dado a conocer y también a sus países de origen, me voy a referir a la pintora brasilera Tarcila Du Amaral, nacida en el año 1886 en Sao Paulo, muerta en 1973, ella como un director de orquesta, no con la batuta sino con el pincel, pudo combinar, unir, interrelacionar a dos mundos.  Amaral representa para Brasil y Latinoamérica la apertura hacia la modernidad, con lo europeo y las tradiciones de su país ha hecho una balanza perfecta, un equilibrio de formas y colores.

En la época de los años 20, Tarcila vivió en Europa y en Francia conoció  a muchos grandes artistas de la época, ya que París era un hervidero de artistas, era el centro cultural del mundo.  Conoció a grandes pintores, escritores, como a Pablo Picasso, Juan Gris, Jhon DossPassos, André Breton, pero principalmente estuvo influenciada por Fernand Liger y André Lothe de ahí parte su desarrollo artístico intelectual.  Ella fue hija de un rico hacendado, esto le permitió recibir una educación a un nivel más alto y cosmopolita.  Estudió su secundaria en Barcelona, España, pero sus primeros pasos como artista, los da en Brasil, Sao Paulo, sus inicios son  diseño, escultura y pintura.

Los años 20 para esta artista fueron los mejores de su carrera, la etapa más brillante de su producción, podemos citar entre sus obras “Al Pescador” en 1925, “A Negra” en 1923, “O Sapo” 1928, “Autorretrato” de 1924. Todos sus cuadros son de un color y una magia, empleando el cubismo como una expresión, dando todo el protagonismo a los colores vivos.  Ella se sitúa como una de las grandes protagonistas en la pintura de vanguardia latinoamericana, gracias a su arte, sus colores, su magia.

Gracias Tarcila Du Amaral

Imágenes en:
https://www.pinterest.es/pin/344736546447986798/

 

https://www.pinterest.es/pin/422634746256510505/

https://www.pinterest.es/pin/556898310152946962/

http://modernismonafaap.blogspot.com/2010/05/o-sapo-tarsila-do-amaral.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *