El Castillo de Guédelon

 

Imaginar, evocar, recordar, traer a la memoria, lo visto, lo leído, acerca de algo o de alguna cosa, soñar y recrearlo, saborear el Medioevo con sus algaras y arengas, los mercados con sus aromas, la música de los juglares, doncellas y caballeros, príncipes y princesas, reinas y reyes.  Ahora puede ser posible vivirlo, podemos viajar al pasado.

En 1997 en Francia, nace un proyecto: la construcción de un castillo medieval, pero con la técnica empleada en los siglos XI, XII y XIII, este proyecto fue iniciado por Michel Guyot que puso en práctica la arqueología experimental, en vez de recrearlo a través de su estudio teórico fue llevarlo a la práctica, Jacques Moulin es un arquitecto que está al frente de este proyecto tan interesante y curioso.

La madera, piedra y cal, constituyen los elementos principales para la construcción de esta obra.  El castillo de Guédelon se encuentra en un remoto bosque de Borgoña, de este bosque se obtiene la madera y de una cantera cercana, las piedras. Hay un grupo de jóvenes que están aprendiendo el oficio de la construcción con técnicas antiguas, murallas, torres y torreones; atalayas, fosos y mazmorras; todo el recinto fortificado desde el inicio de su construcción han pasado veinte años y ahora se pueden ver los resultados de esta original obra, que impulsará el turismo y las actividades económicas de esta zona rural y poco poblada, debido a que en ese espacio, castillo y pueblo podrán revivir épocas remotas, porque hubo una época donde los castillos constituyeron el símbolo del poder militar y era muy común en toda Europa su presencia.

 

Cerebro y mente, el pensamiento infinito

Muchas veces hemos presenciado acontecimientos o hechos que de alguna manera los hemos almacenado en nuestra memoria y al recordarlos lo hacemos de una forma personal, un ejemplo: haber visto un accidente donde hubo fallecidos y heridos y al hablar de este hecho con otro testigo siempre habrá diferencias de cómo cada quien recuerda, a su manera,  cómo acontecieron los hechos. Continue reading “Cerebro y mente, el pensamiento infinito”

La Mentalidad

Pasan por mi mente una serie de acontecimientos pasados y presentes, están almacenados en el baúl de los recuerdos, pero están vigentes.  Hemos hecho avances extraordinarios en muchas áreas de las ciencias, esto nos ha llevado a tener un gran conocimiento en el mundo de la biología,  física, psicología y en las artes, todos los mitos y leyendas son cosas del pasado bajo las luces de la razón.

Continue reading “La Mentalidad”

Cuando ser patán se vuelve moda

 

En toda la historia de la humanidad se han repetido una serie de hechos de una manera parecida como copia al carbón; todas estas circunstancias han llevado a países y a sus ciudadanos a vivir penurias en lo económico, social, moral y político.  Son muchas y variadas las emociones que experimenta el ser humano cuando ha pasado por esta decepcionante y negativa prueba.

La humillación es el sentimiento más negativo y frustrante que puede recibir una persona, al ser vejado, censurado, despreciado, maltratado, descalificado o ignorado. Es un ataque despiadado que se le hace a todos los opositores de un régimen o que tengan ideas contrarias a las impuestas.

Ejemplos los hay y son muchos: España de Franco, Alemania de Hitler, Italia de Mussolini, Uganda de Idi Amín, Irak de Husein, Chile de Pinochet.  En todos estos países el dictador imponía las normas y reglas para así consolidarse en el poder, eliminando a todos sus enemigos tanto reales como imaginarios; redoblando vigilancia y censurando todo lo concerniente a la libertad plena de la formación del individuo, bajo las estrictas medidas impuestas: regulaciones innecesarias y un abuso de poder con disposiciones que cambian de la noche a la mañana.

Todos los días se ven casos de humillaciones, todo tipo de actos estúpidos y necios, impuestos por individuos de escasa cultura y  sentimientos, que se dejan arrastrar por la alta investidura que se les ha otorgado; mantienen un ego desmedido aunado a la pedantería que les caracteriza.

El pedante se sabe al caletre lo que le mandan a ejecutar, su baja calaña,  falta de nobleza y sensibilidad humana lo vuelve engreído y estúpido; la carencia de ideas y vació intelectual le lleva a hacer alardes de su supuesta superioridad.

Buscan la adoración, que les rindan pleitesía para así poder controlar a sus seguidores quienes bajo esa manipulación continúan dando el apoyo, sin darse cuenta de que están siendo utilizados.