Un Cuarto Continente

Fuente

Agua dulce y salada se unen.  Un caudaloso río de agua dulce desemboca en un gran delta, agua dulce y salada se entremezclan.

Año 1948, Colón se halla confundido cree haber llegado a una gran isla, navega una y otra vez por lo que es ahora el Golfo de Paria.  Colon se hace muchas preguntas ¿qué tierra puede ser esta que un río tan caudaloso, tan grande, que tenga tanta fuerza y que desemboque en el mar? La duda lo aborda, hay timidez en su pensamiento, se pregunta: no puede ser, los cartógrafos y todas las cartas gráficas del medioevo están equivocados.

Colón experimenta un cambio repentino. Tiene la prueba física, la ve, la navega, de la duda pasa a la certeza.  Dice: “estamos en la presencia de tierras firmes y no de islas, estoy convencido y hasta hoy no se sabía nada”.

Colón pasa los días meditando y va tejiendo hipótesis tras hipótesis, muchas preguntas, muchas respuestas. Por último se pregunta ¿pudiera ser el paraíso terrenal?, se contesta: “pero esta tierra bañadas de agua dulce no provienen del paraíso terrenal sino de una tierra infinita de la cual no se había tenido noticias”.

Fuente

Entonces Colón escribe a los reyes de España, “vuestra alteza: tiene acá otro mundo que es otro mundo sino un cuarto continente”

Este descubrimiento fue un cambio profundo en la historia de la humanidad.

El Golfo de Paria es la Costa Oriental de Venezuela limitada por el norte con la Península de Paria y por el este, la Isla de Trinidad.  Sus costas son las primeras tierras que descubrió Colón en continente americano, también fue llamada como Costa de la Perla.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *