La Ciencia de la Deducción

Fuente

Descubrir la verdad de manera única y distinta es la capacidad que tienen algunos humanos par ver donde los otros no pueden, poniendo a prueba la naturaleza del ser humano, aplicando un método que procede lógicamente y deshaciendo el nudo o el laberinto mental de una forma sucesiva.

Es mucho lo que se ha escrito sobre este tema.  A finales del siglo XIX y mitad del siglo XX hubo un gran apogeo en las novelas del género policial, siendo este género literario  favorito del público.  Sobre este tema se han escrito excelentes obras y llevadas a la pantalla posteriormente.  En esta novela gira un personaje central que sobresale por encima de todo por , su genialidad en la deducción.

Podemos citar el Padre Brown, serie británica de un cura católico de una mente sagaz, empela elementos básicos de una visión metafísica y existencialista, siempre empleando el método de la deducción escrita por el novelista británico G. K. Chesterton.  También hemos disfrutado los casos del detective belga Hércule Poirot, creada por la escritora británica Agatha Christie, serie de novelas llevadas al cine y a la televisión; relatos de asesinatos en circunstancias muy extrañas, mentes con una gran astucia ponen en jaque a la policía y es allí donde interviene Poirot, para aclarar poco a poco, detalle a detalle, no importando lo complejo que sean, usando su astucia y sus deducciones para así resolverlo.

Fuente

El gran escritor norteamericano Edgar Allan Poe con su narración: Los Crímenes de la Calle Morgue, crimen horrible cometido por un gran orangután y resuelto por el sagaz detective Auguste Dupin, con el método de las más finas deducciones.

Por supuesto hay que señalar a Sherlon Holmes, detective consultor, el más grande de todos y a su fiel amigo el doctor Watson.  Holmes siempre hace gala  de su penetrante mirada, gran intuición y el dominio de la deducción.  Siempre una serie de sucesos desafortunados que dejan perplejos a los policías más audaces de Scotlan Yard, creciendo en ellos la atención, la duda y el misterio, viéndose en la necesidad de recurrir al célebre consultor.   Muchas veces asesorándolo y acercándose a la escena del crimen, otras veces con la colaboración directa, otras actuando por su cuenta, y al final un desenlace impactante dejando a todos boquiabiertos gracias a su maestría deductiva, personaje creado por Arthur Conan Doyle que una vez dijo:  «Ningún escritor es absolutamente originalSiempre entronca en algún punto con ese viejo árbol del que él es una rama».

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *