Al Sur del Mar Caribe

Las Costas Venezolanas.

Desde hace muchos siglos, las costas de Venezuela fueron visitadas por piratas y aventureros, que trataron por todos los medios de penetrar nuestros mares, y con ella saquear todo pueblo, villas y ciudades fundadas en la época de la colonia.

Venezuela era parte de la corona de España y de sus dominios. Salvaguardar sus costas por el imperio español era de vital importancia, las aguas venezolanas son de sumo interés estratégicos para el país, ya que todas sus costas están situadas al sur del mar caribe y al norte de américa del sur.

Es decir el portal principal para poder penetrar por estos inmensos parajes naturales y maravillosos. Todo este inmenso horizonte caribeño esta coronado por una barrera de montañas. La cordillera de la costa.

Los ingenieros de la época después de muchos estudios llegaron a la conclusión de que habían que construir sobre los cerros, riscos y en los saltos de los montes más cercanos al mar una serie de fortificaciones para defenderse de las continuas amenazas ocasionadas por la piratería. Los pueblos crecían y era necesaria su protección, naciendo así un sinnúmero de fortificaciones y fortalezas desplegadas a todo lo largo de nuestras amplias costas. Así comenzaría una nueva historia de las fortificaciones abaluartadas hispánicas.

Principalmente se construyen fortalezas para la defensa de sus puertos, las rutas y caminos y desde los puntos claves para rechazar los ataques del enemigo. Desde Maracaibo hasta Guayana se alzaron numerosas fortalezas, fortines, baterías y reductos, son muchos los que se construyeron y son bastante las que quedan.

Actualmente se pueden ir a visitar sus muros, sus piedras y sus torres nos podrán contar parte de nuestra historia. Además como referencia turística es de suma importancia para el país. Igualmente es de un interés pedagógico para el que la visite.

Esto es una muestra y una evidencia de la importancia que siempre tuvo para España este inmenso mediterráneo tropical, y creo que un pueblo que cuide y aprecie todos estos espacios históricos es querer a Venezuela, es querer a su historia, es quererse a uno mismo. Y un pueblo que lo admire no morirá jamas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *